domingo, 30 de septiembre de 2012

    Quédate con quien te piense cada minuto, te desee cada segundo, y te haga reír cada instante.


sábado, 29 de septiembre de 2012

    Sigues siendo lo primero que pienso cuando me dicen "pide un deseo".


viernes, 28 de septiembre de 2012

    Dicen que el corazón es importante para vivir, pero más te necesito a tí que lo haces latir...

jueves, 27 de septiembre de 2012

    Me gusta imaginarme que tú también te acuerdas de mí cuando te acuestas. 

lunes, 24 de septiembre de 2012

Caricias en tu espalda


    Ninguna relación humana contempla la posibilidad de que uno se halle en posesión del otro. En cualquier pareja de almas, las dos son absolutamente diversas. Tanto en la amistad como en el amor, ambas, codo con codo, levantan las manos juntas para encontrar aquello que ninguna de las dos puede encontrar por sí sóla.



domingo, 23 de septiembre de 2012

    No hay nada más fuerte que la ternura, ni nada tan tierno como la fortaleza.


martes, 18 de septiembre de 2012

    Apegarse a algo o a alguien es sinónimo de aferrarse a la creencia de que algo o alguien concretos colmará nuestra existencia. El apego nos mantiene vivos. Nos induce a luchar para conservar lo que deseamos. Pero en ocasiones también puede dejarnos en punto muerto, dando vueltas y sin llevarnos a ninguna parte.

domingo, 16 de septiembre de 2012


    Ya no me apetece soltar más lágrimas que se sequen cuando se rompen en el suelo. No quiero sufrir más por estos sentimientos que me empujan a un vacío desconsolador. Estás en cada uno de mis sueños y en cada uno de mis anhelos. Estás en mis ilusiones y estás en mis miedos. Estás al final de mi camino. Sin embargo, yo quiero que estés aquí, en este momento. Y en todos los momentos. Y no te veo. No, ya no te veo.

    ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué no me atrevo a ir más allá de estos estúpidos textos?  Tú sigues con tu vida y yo continúo mi paseo por la orilla de mi sombra, que oculta mi verdadero secreto. Me encantaría que recogieras cada uno de los pedazos de mi corazón y los acariciaras haciéndolos tuyos. Quiero ser para ti y que me quieras tanto que duela al dolor. Un agridulce dolor. Ojalá fuera así. Un futuro de la mano, sin miedos.

    No se que hacer, como hablarte, que decirte. Si me atreviera a contarte como pienso,  como amo, como deseo, como quiero... Si me atreviera a buscar en tus ojos lo que tanto, y tanto, y tanto sufrimiento me causa... No importa, porque esto seguirá así, porque soy cobarde y orgullosa . Soy incapaz de atreverme a revelar mi auténtico yo. Como una tortuga pequeña en medio del desierto. Sin agua, sin fuerzas... Dentro de un caparazón demasiado minúsculo y del que no se salir, en el que poco a poco me muero.
    
    Ojalá tuviera poderes mágicos y pueda concederme a mi misma un deseo. Me conformo con un deseo. Volver a tenerte. Y es que lo necesito para saber que todo aquello por  lo que estoy muriendo merece la pena. Porque tú lo eres todo y, sin tí, no me queda el más mínimo recuerdo.

viernes, 14 de septiembre de 2012

    Mal de amores. Y no se cura fácilmente. No existen medicinas. Ni remedios. No se sabe cuándo pasará. Ni siquiera se sabe cuánto duele. Sólo el tiempo lo cura. Mucho tiempo. Porque cuanto mayor ha sido la grandeza de un amor, tanto más largo resulta el sufrimiento cuando éste se acaba.


jueves, 13 de septiembre de 2012

    Algunos días después, no sé cuantos. Ese dolor que experimentas, que no consigues entender de dónde puede llegar, que no te da explicaciones, que te hunde como una gran ola que no habías visto, que te ha cogido por sorpresa, que te revuelca, te quita la respiración , te hace rodar sobre la arena mojada, sobre esos pasos que te parecían tan ciertos en tu vida. Y en cambio, no. No lo son. Ya no. 



miércoles, 12 de septiembre de 2012

    Nunca te compares con otra persona, porque la persona que estás llamado a superar es a ti mismo.

martes, 11 de septiembre de 2012

    Basta.  Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdida. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorada, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación. Y me dan ganas de gritar. En este silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo todo de nuevo en su sitio. Así. Cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ver. Eso. Otra vez enterrados. Ahora está mejor. Mucho mejor.


lunes, 10 de septiembre de 2012

Lo siento.

    A veces, simplemente las cosas no salen como querríamos, eso es todo, no es culpa de nadie, no debes ponerte así... No lo estropees más. Cuando las palabras no bastan. Porque dentro quema algo que no se puede decir. Que no se consigue decir. Cuando quien tienes delante, en lugar de darte la respuesta que querrías, dice otra cosa. Dice más, dice demasiado. Ese demasiado que es nada, que no sirve para nada. Y que hace el doble de daño. Y el único deseo es devolver ese dolor. Hacer daño. Esperando así sentirse un poco mejor.

domingo, 9 de septiembre de 2012

sábado, 8 de septiembre de 2012


    La vida no es más que un interminable ensayo de una obra que jamás se va a estrenar.

    Así es como funciona. Creemos que el destino no existe y que todo pasa por una razón.  Nos convencemos de que las películas no son verdad, y pensamos que las situaciones que aparecen en ellas y que nos quitan el aliento y, aunque no lo queramos reconocer, nos encantan, nunca van a pasarnos en la vida real. Estamos seguros de que nadie, absolutamente nadie, va a fijarse en nosotros en el autobús, en una cafetería o en la biblioteca. Y nos mostramos cínicos e incrédulos cuando alguien intenta explicarnos por qué las casualidades ocurren. El destino no existe, tú vas escribiendo tu propio destino.  Creer lo contrario es una de las cosas más tristes del mundo.
    
     Las historias que aparecen en las películas, las series y las canciones no existen, pero eso no significa que no puedas crear una adaptación de ellas para vivirla a tu manera. o, al menos, es lo que me gusta creer.