lunes, 30 de junio de 2014

     Me enamoré de él, pero no me quedo con él por inercia, como si no hubiera nada más a mi disposición. Me quedo con él porque así lo decido todos los días al despertarme y todos los días que nos peleamos. Lo elijo a él una y otra vez, y él me elige a mí.

lunes, 16 de junio de 2014

Diez pequeños placeres de la vida:

La música de fondo en las películas. Porque la música por si sola siempre habla.
El olor de un libro ya sea viejo o nuevo. Por todas las aventuras que esconden en un puñado de hojas.
El sonido de las llantas en el pavimento. Por todos los quilómetros que aún faltan por recorrer.
El olor y el sonido del mar. Porque es el único momento en el que mis pies se conectan con la tierra.
El crujido de las ojas en otoño. Porque me parece emocionante, como una película de terror.
Las llamas consumiendo una hoja de papel. Por todas las palabras que no se dicen.
El sonido de las teclas en una máquina de escribir. Por todo aquello que se dirá y que el mundo tiene que conocer.
El olor a hierba y a tierra húmeda. Porque evocan muchos recuerdos de mi infancia.
El olor a café. Por todas las noches que pasé sin dormir por tomar taza tras taza.
El olor a perfume y en especial de su colonia. Porque cada vez que lo percibo busco su sombra en la pared.

viernes, 13 de junio de 2014

     Si encontraras una reliquia preciosa de tu infancia, ¿cómo te sentirías? ¿Feliz? ¿Triste? ¿Nostálgico? Me encantaría poder saber la respuesta. Encontrar algo de mi infancia que me evocara recuerdos maravillosos.... Poder regresar a mi infancia y vivir lo más feliz posible. Ver todo desde la perspectiva de un niño, sin fracasos ni ningún tipo de complicación. La de cosas que le diría a mi yo del pasado... El tiempo es el que se lleva momentos que solo se quedarán guardados en tu cabeza, ya sean buenos o malos. Porque de los malos recuerdos o de las malas experiencias se aprende siempre algo, te harán más fuerte e incluso más precavido. 

     Ahora entiendo el porqué los adultos me decían que disfrutara al máximo de mi infancia, y más tarde de mi juventud. El mismo día que cumplí mis veinte años, me di cuenta que soy una adulta dentro de el cuerpo de una chica. Nunca he hecho grandes locuras, por no decir que no he hecho ninguna. Siempre he pensado mucho las cosas, calculándolas para intentar no fallar y nunca ha valido la pena ya que te equivocas. Siempre he tenido dudas y cuanto más mayor soy, más dudas me asaltan. Estoy tan preocupada de fallar o de conocer gente nueva, que no me doy cuenta de que el único fin de esta vida es equivocarse tropecientas mil veces si es necesario y ser feliz. La noche de mi vigésimo cumpleaños, me di cuenta que yo no soy como las chicas de mi edad y por primera vez me he comportado como tal, y ha sido una sensación muy agradable pensar solo en mí y no en lo que pasará después.

     Aún me queda mucho por vivir, y dedicaré todo mi tiempo a hacer cosas que de verdad quiero hacer y a ser verdaderamente feliz.

lunes, 9 de junio de 2014

     Una vez leí en alguna parte que llorar desafía cualquier explicación científica. Las lágrimas solo sirven para lubricar los ojos. No existe una razón real para que las glándulas lagrimales produzcan un exceso de lágrimas a instancias de las emociones.

     Creo que lloramos para liberar nuestra parte animal sin perder nuestra humanidad, porque llevo dentro una bestia que ladra, gruñe y lucha por la libertad.