lunes, 14 de septiembre de 2015

     Todos tenemos esa persona que sin estar, logra hacer que nos brille hasta la voz. Esa que hace que los ojos se nos llenen de amor ante sus palabras.

     Me he dado cuenta de lo cierto que es, que de la nada llega alguien a tu vida, y te hace olvidar todo lo que pasó anteriormente, para hacerte soñar con un mañana distinto y feliz. Y hoy. Ahora. En este segundo. Eres tú.

     Leí una vez una frase que va perfecta para este momento, mejor dicho perfecta para ti, y dice así: "Hay personas con pintura común, otras satinada, otras brillante, pero de vez en cuando ves a una de ellas incandescente, y cuando la ves nada se compara". Tú tienes un brillo especial que nadie más consigue tener.

     Te escojo a ti, para que nos compliquemos la vida juntos. Siempre estaré contigo, en lo bueno y en lo malo mucho más.

     Si los dos nos esforzamos y ponemos de nuestra parte, haremos de esto una relación bonita, no diré que "perfecta", porque lo perfecto no existe, pero nos acercaremos a ello, y sobre todo seremos muy felices.

     Estamos aquí, juntos. Y es así porque tenemos que hacer algo grande.

     Desde este momento, te propongo ya no ser, tú y yo, sino nosotros.


Y así, por todo y por nada... te quiero Juan.