domingo, 11 de octubre de 2015

     Hacer algo relacionado con el arte es crecer como persona. Uno descubre que es capaz de hacer cosas con sus manos y con su mente. Y eso se puede usar como una forma de vida o simplemente como un pasatiempo. Cuando se es capaz de crear cosas con un lápiz, un pincel o con lo que sea es todo un descubrimiento. Existe competencia, miedos... 
     El enfrentarse a algo desconocido y plasmar lo que sientes para después enfrentarse a la crítica. Es como una metáfora de la vida misma. Se enfrentan los miedos. El miedo a fallar y al ridículo. Porque es mucho más probable que cualquier cosa se salga desde lo más profundo, desde la esencia humana y sea bien valorado.

No hay comentarios: