domingo, 21 de febrero de 2016

     Sé que soy un desastre como mujer. No me arreglo para salir a caminar, no se me conquista con regalos caros, ni la que pinta su cara con capas y capas de maquillaje.

     Soy simple y a la vez complicada. A veces ni yo misma me entiendo y sé que eso puede llegar a sacar tanto de quicio a alguien, pero te pido que tengas paciencia.

     Soy de las que me gustan los regalos hechos a mano, soy de las que quiere detalles inesperados sin fechas indicadas, de las que les gustan que le besen en la frente y le digan "te quiero".

     Me gusta que me hagas sonreír cada día, me gusta que me arropes si tengo frío, me gusta que me demuestres que me quieres en vez de decírmelo tantas veces.

     Quiero que me agarres fuerte, pero no me sueltes.

     Repito que no soy la típica chica corriente y que eso supondrá que tendrás que dedicar mucho tiempo a conocerme a mí y a mi mundo propio. Pero creo que merece la pena.

     Soy una persona cariñosa, extrovertida aunque al principio sea bastante tímida, me gusta pasar tiempo a solas e intentar aprender a quererme a mí misma.

     Soy de las que cuido de la gente que me importa e incluso de las que no también. Me gusta dedicar tiempo a las personas de mi entorno, ser detallista, paciente con ellos, ser su confidente, saber escucharlos y apoyarlos.

     Soy un poco bipolar también, lo reconozco. Soy terca y muy orgullosa. Pero he aprendido que el orgullo lo pierdo por cualquiera que merezca la pena, solo tienes que saber hacerme ver y sentir que "mereces la pena".

    

No hay comentarios: