miércoles, 8 de marzo de 2017

Hace unos días leí un libro dónde el protagonista tras ver un cartel en un bar de cosas que le gustaban a la gente y cosas que no le gustaban, hizo su propia lista con las cosas que le gustaban y las que no. Después de leer eso, yo me propuse hacer otro tanto. 

Me puse a pensar y ésto es lo que saqué:

COSAS QUE ME GUSTAN
El olor de la primavera y el de un árbol de flores grandes y blancas por el que paso siempre y me gusta apreciar. También el de la tierra húmeda. El olor a café. Y el de los libros, ya sean nuevos o viejos.
También la gente que entiende el concepto "del olor a frío".
El sonido que hacen los pinos y los eucaliptos cuando hay mucho aire.
Calentarme las manos con una taza de café.
Los abrazos largos.
Escribir sobre la piel de Juan y apoyarme sobre él y sentir los latidos de su corazón, me da paz.
El acento italiano.
El arte de Sorolla y Monet.
Pasear, preferiblemente sola, cerca del mar.
Las personas inteligentes.
El color azul y el violeta.
Los atardeceres.
Tomar duchas largas con agua muy caliente.
Las tardes en las que diluvia y ver una película con manta y tomando algo caliente.
Las rosas o los claveles de cualquier color.
Perderme en una biblioteca, en una tienda de manualidades o de bellas artes.
La gente que quiere dejar un legado o la que quiere seguir mejorando día a día.
Viajar.
Escuchar a los pájaros mientras leo, escribo o dibujo.
Remi y a los gatos.
Mis abuelos.
Y por último, respirar hondo y sentirme libre y agradecida por todas las cosas bonitas que tengo en mi vida.

COSAS QUE NO ME GUSTAN
Los tacones. El llanto desesperado de un bebé, un niño o de un adulto. La carne cruda. Tener que esperar. Las enfermedades. Las aglomeraciones de gente. No saber afrontar mis miedos. La contaminación. Tampoco me gusta la gente que no recicla. Las personas muy ruidosas. Ni las que se preocupa por los demás. Ni la gente conflictiva.